VUELO EN EL DESIERTO: REECE WALLACE EN EL RED BULL RAMPAGE

Las probabilidades estaban en contra de Reece Wallace en su primer Red Bull Rampage, pero el freerider canadiense logró extender sus alas y volar.

El Red Bull Rampage es el corazón del ciclismo de montaña freeride, es donde todo comenzó. Hace casi 20 años, Josh Bender fue al desierto y rodó con una bicicleta de Down Hill de 23 kg usando botas de motocicleta para empujar los límites de lo posible. Lo que comenzó como caídas en acantilados de 12 metros en medio de la nada se convirtió en el pináculo de la competencia freeride.

Mucho ha cambiado en las últimas dos décadas. Rampage es la competencia de freeride más prestigiosa con 21 de los mejores corredores de todo el mundo invitados a competir cada año. Este año, fui invitado en parto por mi video Flight Path, que me documentó empujando mis límites en el desierto por dos meses.

El objetivo es bajar la montaña conectando todos los saltos con el mayor número de acrobacias posibles. Sin embargo, hay muchas más acción detrás de escena antes de que esto suceda.

El primer paso es cavar y trazar una línea. No hay caminos predefinidos en Rampage. Todo esta construido por cada corredor y su equipo de dos excavadores en el transcurso de ocho días. Los días de excavación son largos y agotadores, normalmente 11 horas con la pala, pico o rastrillo. A mitad del tiempo de excavación, mis manos estaban ampolladas, sangrando y agrietadas. Vendado con Neosporin, seguimos adelante. La emoción por el evento es más que suficiente para continuar adelante.

Para hacer las cosas más difíciles, 2019 marcó el segundo año que Rampage se llevó a cabo en el mismo lugar. Esto significó que 17 ciclistas que corrieron el año pasado ya tenían construida una línea de principio a fin. Los cuatro corredores nuevos, incluyéndome, tuvieron que construir un trazado nuevo, mientras que la mayoría solo tuvo que retocar o ajustar sus trazados del año pasado.La carga de trabajo era pesada, pero posible. Lo que realmente dificultó las cosas era la falta de terreno disponible para crear un trazado competitivo. La mayor parte del terreno obvio y "mejor" ya estaba ocupado.

Al caminar por el sitio para encontrar una línea de carrera, le pregunté a algunos otros corredores si podía unirme a ellos en un part de puntos existentes para poder vincular mi trazado. Lamentablemente, todos dijeron que no. La frase del freeskier Tanner Hall, "no hay amigos el día de la competencia", probó ser cierta.En contraste, una vez que terminó el evento, los corredores vuelven a ser mejores amigos. Esto me sacudió un poco, pero aprendí de ello.

Mi equipo y yo nos mantuvimos positivos y logramos construir un camino completamente nuevo en medio de todos los trazados existentes. En la parte superior, fui hacia la izquierda en una bajada a una rampa plana que construimos. El trazado en la bajada era duro y la cambié hacia la rampa plana inmediatamente después. La caída fue una de las más grandes, unos 7.6 metros, pero solo tenía una pequeña zona de aterrizaje, así que tuve que ser preciso. Me tomé un tiempo extra en la práctica para asegurarme que lo lograría en el primer intento.

Después de la caída, no quedaba terreno para conectar la parte superior de mi carrera con la inferior, por lo que lo mantuve relativamente bruto mientras atravesaba para conectar mi carrera. Siguiendo el recorrido llegó mi caída de 16.4 metros. La caída fue un esfuerzo grupal. Se necesitaron tres equipos en total (incluido el mío) para construirla, y el aterrizaje fue de casi 30 metros de alto, 7.6 metros de ancho, construido a partir de cientos de sacos de arena y miles de rocas y palas llenas de tierra. No podía creer que lo terminamos a tiempo.

Probé esta caída la noche antes de la final. Estaba casi oscuro, y otro corredor y yo estábamos esperando a que el viento dejara de aullar. Tan pronto como paro, chocamos los cinco y fui a por ello, funcionó perfectamente. La mayoría de la gente no lo sabe, pero probar los saltos es la parte más loca del Rampage. Significa confiar en tu experiencia, juicio de velocidad y habilidades para asegurarte que lo logras en el primer intento. Casi no hay margen de error en acrobacias tan grandes. Para muchos, es más estresante que el día de la competencia.

Después de la gran caída, hice un giro frontal por un salto que se unía a la parte inferior de mi trazado. Luego salté una brecha que construimos junto a la pantalla Jumbotron. En este punto, no sentía mucho más que un intenso enfoque mientras mi cuerpo bombeaba adrenalina. No podía escuchar al público, el helicóptero o mi bicicleta, sólo podía sentir mi respiración agitada. Al entrar al último salto solo pensé, "no lo vayas a arruinar ahora."

Una vez que aterricé el giro sin manos en mi último salto, una sensación de alivio y emoción se apoderó de mí mientras atravesaba el corral final. Después tener todo en contra, no importaba cuál fuera mi puntaje. Solo importaba que logré llegar al fondo y terminar lo que empecé.

Rampage es diferente a cualquier otro evento deportivo en el mundo. Haces las acrobacias mas locas que has intentado con práctica limitada, sin estar en tu bici por una semana, y completamente exhausto. Aquí es donde la experiencia y la confianza en tus habilidades realmente entran en juego.

Para mí, algo que me dio mucha confianza fue tener mi primer bicicleta con pintura personalizada. Había pasado meses haciendo una lluvia de ideas basadas en mi amor por volar. Después de muchos bocetos y la ayuda de mis amigos, envié las ideas al pintor y él siguió con ellas. La bici era increíble, estampas azules de Piper Cub de 1944 (mi avión favorito), alas, el logotipo de la Real Fuerza Aérea Canadiense y un indicador de altitud en el tubo superior. Increíble.

Rampage fue una experiencia increíble, desafiante y motivadora. Incluso ya fue un desafío recibir la invitación, así que estaba feliz de poder competir finalmente. Dicho esto, no poder construir mi trazado ideal me dejo con ganas de más, especialmente con rumores de una nueva ubicación para 2020. Probablemente trabajaré en un nuevo video el próximo con el objetivo de competir en Rampage nuevamente.

Traducido del original por Reece Wallace

Fotos por Liam Wallace

Compartir