Claves para el mantenimiento y arreglo de los piñones de la bici

viernes, 15 de septiembre de 2017

Blogs

Algunas veces te hemos hablado en Giant de cuestiones concretas relacionadas con el mantenimiento de tu bicicleta, como por ejemplo cuando te dimos los trucos para que tu cadena estuviera en óptimas condiciones. Hoy queremos hablarte de otro elemento imprescindible de tu bici, los piñones, por eso vamos a ver qué son, cuál es su correcto mantenimiento y cómo camb...

Algunas veces te hemos hablado en Giant de cuestiones concretas relacionadas con el mantenimiento de tu bicicleta, como por ejemplo cuando te dimos los trucos para que tu cadena estuviera en óptimas condiciones. Hoy queremos hablarte de otro elemento imprescindible de tu bici, los piñones, por eso vamos a ver qué son, cuál es su correcto mantenimiento y cómo cambiarlos.

 

¿Qué son los piñones de una bicicleta?

El piñón es el mecanismo que permite a un eje girar de manera libre en un sentido y ser engranado en el sentido contrario. De esta forma el piñón permite que un ciclista pueda dejar de pedalear sin causar que la rueda se frese o se bloquee. Físicamente los piñones son cada uno de los anillos dentados que van unidos a la rueda trasera.

Aunque antiguamente las bicicletas tenían un único piñón, hoy es difícil encontrarlas, y lo normal es que tengan 3, 5, 6, 7, 8, 9, 10 y 11. El número de piñones dependerá del tipo de cambio que lleve la bicicleta así como de su transmisión.

  • Objetivo de los piñones: el objetivo de los piñones es que el ciclista pueda pedalear para transmitir movimiento a la rueda trasera y poder avanzar. De esta forma cuando deja de dar pedales la rueda trasera sigue girando de forma libre sin necesidad de transmitir de nuevo el movimiento de inercia a los pedales. Además, los piñones se utilizan para dar una mayor o menor tracción a la rueda trasera, que variará en función del piñón seleccionado.
  • Ventajas de los piñones: permiten notar la adherencia al asfalto y además la inercia de la bicicleta ayuda a pasar a los puntos muertos.

 

Correcto mantenimiento de los piñones

Los piñones suele ser un elemento bastante olvidado por los ciclistas ¿verdad? Sin embargo es necesario un correcto mantenimiento y basta con limpiarlos de vez en cuando. Por lo tanto cuando limpies la cadena también deberías hacer lo propio tanto con los piñones como con los platos. Puedes limpiar tus piñones de dos maneras:

  1. Sin desmontarlos: lo primero que debes hacer para tener una buena accesibilidad es poner plato grande y piñón intermedio. Después eleva tu bicicleta y utiliza un cepillo de cerdas duras impregnado en desengrasante específico para bicicletas. Limpia los piñones mientras haces girar la transmisión.
  2. Desmontando los piñones: esta práctica supone una limpieza más a fondo, ya que se limpian los piñones por separado, pero eso sí, necesitarás herramientas específicas para desmontarlos. En primer lugar tienes que sacar la rueda de la bicicleta con el cambio engranado en el piñón más pequeño. A continuación sacas el cierre sin perder los muelles y colocas la llave en el eje para después bloquear la corona de los piñones juntos para desatornillarla en el centro. Cuando esté suelto el cassette de los piñones, sujétalos con fuerza y extráelos hacia el exterior. Una vez fuera límpialos con productos desengrasantes específicos y sécalos bien con un trapo.

 

Arreglo de los piñones de tu bicicleta

Los piñones rozan de forma constante con la cadena, por lo que suele ser un elemento bastante castigado y que hay que cambiar con frecuencia. Pero ¿cuándo es el momento de hacerlo? Pues cuando la cadena salte dientes o también cuando observes que están muy redondos por el desgaste. Además, es recomendable que cuando cambies la cadena también sustituyas los piñones.

  • Montar los piñones: la forma de desmontar los piñones ya te la hemos explicado, así que sólo hay que añadir que una vez extraídos tienes que poner el nuevo cassette de piñones asegurándote que es del mismo tamaño que el anterior y que contiene el mismo número de piñones. Por último encaja la nueva corona en el eje y aprieta con la llave hasta que esté bien anclada. Ahora solo te queda colocar de nuevo la rueda trasera en tu bicicleta. Y ¡comenzar a rodar!

Compartir

Más noticias

News sections