EN BUSCA DE LA CUMBRE

El corredor de downhill colombiano Marcelo Gutiérrez pasó esta última década viajando por el mundo y corriendo montaña abajo. En su nuevo papel como embajador de Giant, Marcelo abordó un tipo de desafío completamente diferente más cerca de casa.

Marcelo Gutierrez Alto de Letras

Para algunos, nada supera la sensación de conquistar una subida notoriamente difícil. Hay un proceso para este tipo de desafío que es parte del atractivo: descubrirlo, temerle, prepararse para él y superarlo.

Aquellos que sueñan con esto, a menudo tienen una lista de ascensos que esperan realizar algún día. Algunos de estos hacen parte de las carreras profesionales. Francia tiene L'Alpe d’Huez y Mont Ventoux, Italia el Stelvio y Gavia. En España, está el Alto de l'Angrilu. Otras subidas conforman las listas de los aficionados de acuerdo a sus objetivos: son las más largas, empinadas y difíciles. El Alto de Letras, un puerto de montaña en la cordillera de los Andes de Colombia, es todo eso y más

Conectando el pequeño pueblo de Mariquita con la ciudad de Manizales, la carretera asciende 3650 metros (cerca de 12.000 pies) a lo largo de 80 km. Sin duda, es una de las subidas más difíciles del mundo, y también resulta ser un lugar cercano para el embajador global de Giant, Marcelo Gutiérrez.

La mayoría conoce a Marcelo como el mejor corredor de downhill sudamericano de todos los tiempos. Marcelo, once veces campeón nacional de Colombia y veterano profesional del Giant Factory Off-Road Team, se ha ganado la vida haciendo lo contrario de escalar carreteras de montaña. Las carreras de downhill exigen potencia, habilidad y audacia para lanzarse por terrenos montañosos extremos que la mayoría nunca soñaría con montar.

Marcelo Gutierrez climbing Alto de Letras

Recientemente, sin embargo, Marcelo decidió dejar las carreras profesionales de downhill. Este cambio de ritmo le ha abierto nuevas oportunidades para explorar otras aventuras en dos ruedas. Liberado de la estricta disciplina del entrenamiento para el downhill, así como de los viajes de casi todo el año que debe realizar un profesional de la Copa del Mundo, Marcelo se ha centrado en diferentes desafíos más cerca de casa. Ha pasado más tiempo en su bicicleta de ruta, andando con amigos y conectándose con nuevas comunidades.

"Siempre me ha gustado montar en ruta, pero durante mi carrera como ciclista no pude hacerlo tanto", dijo Marcelo. “El hecho es que montar en ruta no ayuda mucho en las competencias de downhill. En descenso, necesitas desarrollar fibras musculares cortas y de contracción rápida. Conducir largas distancias con esfuerzos continuos te pone en forma, pero desarrolla un tipo diferente de fuerza: fibras musculares más largas y más lentas ".

A medida que pasaba más tiempo montando su bicicleta de ruta, Marcelo comenzó a observar los enormes picos montañosos al oriente de su casa en Manizales. "Desde Manizales, es una subida de 28 km hasta la cima del Alto de Letras", dijo Marcelo. “Pero para hacer la subida completa quieres ir al otro lado y empezar desde Mariquita, así que eso es lo que hice. Hay unos 110 km en coche hasta el comienzo del otro lado".

Marcelo Gutierrez climbing Alto de Letras

Si bien Marcelo se destaca como el corredor de downhill más exitoso de Colombia, su país tiene una rica tradición en la producción de los mejores talentos de carreras de ruta. En los últimos años, estrellas como Nairo Quintana, Rigoberto Urán y Egan Bernal se han elevado a los niveles más altos de este deporte. El año pasado hubo 18 ciclistas colombianos en equipos WorldTour y en 2019 Bernal se convirtió en el primero de su nación en ganar el Tour de Francia, lo que marca un resurgimiento del deporte en este país de 50 millones de habitantes.

Una próspera comunidad de clubes de ciclismo y eventos locales ha florecido en Colombia. “El Alto de Letras ha sido parte fundamental de muchas carreras importantes aquí”, dijo Marcelo. A menudo ha sido una etapa decisiva en la Vuelta Colombia, la carrera profesional por etapas más grande del país que se remonta a más de 60 años. “El KOM actual [en Strava] se estableció en una carrera”, agregó Marcelo. "Me encantaría algún día seguir esa carrera desde adentro y experimentar la adrenalina".

Y aunque a Marcelo le gusta fijarse metas y encontrar nuevos desafíos, enfatiza que su principal motivación para montar ahora es la libertad y diversión. Monta en su bicicleta de ruta Defy Advanced unos días a la semana y todavía sale a los senderos, principalmente en su Trance X Advanced Pro 29. "Dejé de decir que estoy entrenando", dice riendo. "En lugar de eso, digo que monto en bicicleta”. Estoy viviendo la vida, disfrutándola y haciendo algo de ejercicio."

Dicho esto, Marcelo sí tenía un objetivo para su segundo ascenso al Alto de Letras. A principios de año terminó la escalada en poco más de 6 horas. Ralentizado por algunos calambres en las piernas, quería otra oportunidad. Echó un vistazo a algunos de los tiempos en Strava y decidió apuntarle a las 4:30. "No estoy compitiendo en este momento, pero el espíritu competitivo no se ha ido", dice. "Realmente no hice ningún entrenamiento específico, solo un montón de ciclismo de ruta."

Marcelo Gutierrez enjoys dinner in Colombia after climbing Alto de Letras

Con un poco de ayuda de su amigo Juan José Toro, apodado “Cuenticas”, brindándole apoyo e hidratación en el camino, Marcelo adoptó un enfoque mesurado, prestando atención al ritmo y tratando de evitar los calambres que frenaron su primer intento. Pasó por más de 10 botellas de agua y mezcla de electrolitos Titanium. "Realmente no conté las calorías ni pensé demasiado en la nutrición, pero me comí un desayuno decente", él dijo. “Luego, en el camino, me comí algunos geles energéticos, barras y un banano. Además, algunas barritas con cafeína y sales."

Al final, el segundo intento resultó exitoso. Marcelo superó su objetivo de 4:30, terminando con un tiempo de 4:19. "No lo pensé demasiado, pero era importante para mí intentar llegar a la cima con ese tiempo", dijo. "La parte interesante y hermosa de este desafío es que cualquiera puede probarlo."

Quizás esto último haga referencia a ti. A Marcelo le encanta ver a personas de todo el mundo venir a su país de origen para experimentar no solo la escalada, sino todo el alcance de la cultura ciclista colombiana. "Es un paraíso para las bicicletas", dijo. “Ya sean bicicletas de ruta, bicicletas de montaña, de downhill o de gravel. Lo que quieras. Así que aquí está la invitación. Espero que todos se animen a escalar el Alto de Letras.”